27 de febrero de 2012

Si existiera justicia

Si hubiera justicia en este mundo
los enamorados como tú y yo
no creeríamos en el amor tan sólo
seríamos como los murciélagos sedientos y solidarios,
locos por dormir de cabeza y besos de sangre tibia
como un par de cavernícolas en la época paleolítica
abrazados bajo una cueva, arropados de la lluvia
por algo de fuego recién parido
como un par de cerdos idólatras de nada,
piratas borrachos que se dirigen al fin del mundo.
Como si tú fueras la aureola de la luna
y yo el primer hombre que soñó tocarte la piel
a pesar del traje de astronauta.
Así, como los amantes de la feria,
los adolescentes del cine
los indígenas en el parque,
como dos perros en la avenida que no saben
que existe eso del sur.
Como el indigente ama sus pies, los usa
y no los ha visto en años.
Amarnos como el trío que somos los dos,
como el zócalo lleno por ti y por mí,
como el universo cuando somos casi todo.
Amarnos como si esa palabra no hiciera falta,
y marcarra error el corrector de ortografía.
Despojados de todo, robados, humillados por los besos;
rojos y congelados haciendo el amor para conocer la noche,
coincdiendo en tonterías y deseos
llamándonos yo desde tus ojos, y tú desde mis oídos,
echados a perder y sin antifaces
decididos a ser un punto en el espacio,
desgarrados de la voz pero llenos de poesía
como un acorde rebelde y desangrado en un concierto
lejos de la dirección correcta y la verdad,
tartamudeando los besos. Equívocos de todo,
transgrediendo la belleza del amor
y haciendo de cuenta que es la única justicia
que le queda a este planeta.

México-Tenochtitlan
Adolfo Ramírez @QueNoSoyBatman

No hay comentarios.: